Origen mitológico
ORIGEN

MITOLOGÍA

    Pocas instituciones humanas pueden siquiera aproximarse remotamente a la antigüedad de los Juegos Olímpicos.

    Su cuna estuvo en Grecia, en la región del Peloponeso, hace unos 3.000 años, cuando empezaron a organizar competiciones deportivas en algunas ciudades como mezcla de deporte, cultura y religión.

    Nadie conoce con exactitud cuando se iniciaron. Los primeros de los que se tiene constancia se celebraron el año 884 a. C., pero los resultados más antiguos que se conocen se remontan al año 776 a. C.

     Leyenda y realidad se confunden en sus orígenes. Acontecimientos que ocurrieron en esos tiempos fueron explicados con frecuencia como consecuencias de la intervención divina, y éste también es el caso de los Juegos olímpicos.

     Según la mitología fue Zeus quien instauró las Olimpiadas para celebrar su victoria sobre los titanes, a los que arrojó del valle de Alfeo.

     Hay quien atribuye su origen a los Pisates, primeros pobladores del referido valle, y otros a Pios, el fundador de Pisa, antigua capital del Peloponeso

     Incluso hay quien los hace originarios de la isla de Creta, desde donde llegaron a Grecia a través de un sacerdote llamado Hércules, quien arrivó a Olimpia quince siglos a.C. estableciendo la tradición olímpica cretense. Por su parte Píndaro los atribuye a Heracles, un caballerizo del rey Augias, soberano de la Elida.


     También Turquía reclama su invención basándose en el hecho de que las estatuíllas de deportistas más antiguas que se conoce fueron halladas en la Anatolia, de donde lo habrían importado los griegos copiando modalidades tradicionales de los turcos, entre ellos la carrera de velocidad sobre una distancia de 192,25 metros que se disputaba en honor del dios Marduk.

     Sea como fuere los primeros datos reales que se conocen nos remontan al año 884 a.C. Esos primeros Juegos se celebraron por iniciativa de Ifitos, rey de la Elida, que pactó una tregua con Licurgo, rey de Esparta, y que tuvo la idea de que hubiera paz entre todas las facciones en guerra en Grecia: la paz olímpica o Ekcheiria. Esta paz se extendía desde los tres meses anteriores a los Juegos y después de ellos, lo suficiente como para permitir a los participantes un regreso seguro a sus hogares.

     Solo se conocen tres ocasiones en que la Ekecheiria fue rota. Como castigo los deportistas de esas ciudades que no respetaron la tregua fueron expulsados de las siguientes ediciones de los Juegos.


© 1999 -   Historia de Los Juegos Olímpicos Contacto